El jardín del quebrantamiento

Los grillos cantaban su serenata mientras las luces de color ámbar comenzaban a encenderse a lo lejos de la ciudad. El lugar le era familiar. Solía pasar noches enteras en esa quietud, y mientras disfrutaba del olor de los viejos olivos, su alma saboreaba la fragancia de la presencia tierna del Padre. Había sido un […]

Continue Reading