Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

En otras palabras fe es tener las seguridad de lo que se espera, a pesar de lo que no se ve, esa es la verdadera fe del cristianos.

¡No hay que desanimarnos por nada! Ya que Dios honra a los que él confían. Dios está con nosotros. El va como Poderoso gigante abriendo puertas a favor nuestro, si puedes creer di: ¡Amen!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *