Salmos de protección en la Biblia

Los salmos de protección: Son promesas eternas del Señor para la vida de todos sus hijos que  fueron escritos por el rey David:

 

El ángel del Señor:

Salmos 34: 7 El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende.

 

Mas a ti no llegarán:

Salmos 91: 7 Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; mas a ti no llegará.

 

Bajo las sombras del Altísimo:

Salmos 91: 1 El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente.

 

Nuestra victoria está en Dios:

Salmos 3: 3 Mas tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí; mi gloria, y el que levanta mi cabeza.

 

Confía en él:

Salmos 7: 1 Jehová Dios mío, en ti he confiado; sálvame de todos los que me persiguen, y líbrame…

 

A sus ángeles mandará para cuidarte:

Salmos 91: 11 Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos.

 

Nuestro escudo y refugio:

Salmos 7: 10 Mi escudo está en Dios, que salva a los rectos de corazón.

 

Guardame Dios:

Salmos 17: 8-9 Guárdame como a la niña de tus ojos; escóndeme bajo la sombra de tus alas, de la vista de los malos que me oprimen, de mis enemigos que buscan mi vida.

 

El nos libre de todo mal:

Salmos 18: 16- 17 Envió desde lo alto; me tomó, me sacó de las muchas aguas. Me libró de mi poderoso enemigo, y de los que me aborrecían; pues eran más fuertes que yo.

 

Que nos sigan el bien la misericordia:

Salmos 23: 6 Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová moraré por largos días.

 

No temas mal alguno:

Salmos 23: 4 Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento.

 

Dios mío en ti confío:

Salmos 25:1- 2 A ti, oh Jehová, levantaré mi alma. Dios mío, en ti confío; no sea yo avergonzado, no se alegren de mí mis enemigos.

 

Nuestro socorro vienen del Señor:

Salmos 121: 1- 2 Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? mi socorro viene de Jehová, que hizo los cielos y la tierra.

 

Guardará tu salida y entrada siempre:

Salmos 121: 8 Jehová guardará tu salida y tu entrada desde ahora y para siempre.

 

Jehová será tu protector:

Salmos 121: 5 Jehová es tu guardador; Jehová es tu sombra a tu mano derecha.

 

El te guardará de todos los males:

Salmos 121: 7 Jehová te guardará de todo mal; El guardará tu alma.