Si alguien ha de gloriarse, que se gloríe de conocerme y de comprender que yo soy el Señor

Sea cual sea lo que podamos llegar alcanzar en la vida, nunca debemos de olvidar que todo se lo debemos a Dios, las fuerzas que nos da, toda la capacidad de aprender algo nuevo, todos los talentos que nos ha permitido desarrollar, TODO SEA PARA LA GLORIA DE DIOS SIEMPRE.

Tampoco no olvidemos ser humildes, ya eso es lo que le agrada al Señor.

El mejor conocimiento de la vida es conocer al Creador de los cielos, él se merece la gloria, el honor y la majestad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *