Solo tú, Señor, me haces vivir confiado

El único camino para encontrar la paz genuina de la vida se encuentra en el Señor Jesús. Cuando estamos cerca de él, tenemos de su paz aunque la vida vaya mal.

Debemos confiar en su palabra cada día más, a tal punto que él debe ser nuestro pan diario.

Leave a Reply