Press "Enter" to skip to content

Versículos de fe en la Biblia

Filipenses 4: 19 Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

filipenses 4:19

 

Lista completa de versículos de fe en la Biblia:

 

Antiguo Testamento:

 

Números Salmos Isaías Daniel Habacuc

 

Nuevo Testamento:

 

Mateo Marcos Lucas Juan  Romanos 1 Corintios 2 Corintios Gálatas Efesios Filipenses Colosenses 1 Tesalonicenses 2 Tesalonicenses 1 Timoteo 2 Timoteo Filemón Hebreos Santiago 1 Pedro 1 Juan Apocalipsis

 

Mateo 6: 30 Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?

 

Mateo 8: 10 Al oírlo Jesús, se maravilló, y dijo a los que le seguían: De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe.

 

Mateo 8: 26 El les dijo:  ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza.

 

Mateo 9: 2 Y sucedió que le trajeron un paralítico, tendido sobre una cama; y al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados.

 

Mateo 9: 22 Pero Jesús, volviéndose y mirándola, dijo: Ten ánimo, hija; tu fe te ha salvado. Y la mujer fue salva desde aquella hora.

 

Mateo 9: 29 Entonces les tocó los ojos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho.

 

Mateo 14: 31 Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?

 

Mateo 15: 28 Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.

 

Mateo 16: 8 Y entendiéndolo Jesús, les dijo: ¿Por qué pensáis dentro de vosotros, hombres de poca fe, que no tenéis pan?

 

Mateo 17: 20  Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible.

 

Mateo 21: 21  Respondiendo Jesús, les dijo: De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no sólo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: Quítate y échate en el mar, será hecho.

 

Mateo 23: 23 Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello.

 

Marcos 2: 5 Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados.

 

Marcos 4: 40 Y les dijo: ¿Por qué estáis así amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe?

 

Marcos 5: 34 Y él le dijo: Hija, tu fe te ha hecho salva; vé en paz, y queda sana de tu azote.

 

Marcos 9: 23  Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.

 

Marcos 10: 52 Y Jesús le dijo: Vete, tu fe te ha salvado. Y en seguida recobró la vista, y seguía a Jesús en el camino.

 

Marcos 11: 22 Respondiendo Jesús, les dijo: Tened fe en Dios.

 

Marcos 11:24 Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.

 

Lucas 5: 20 Al ver él la fe de ellos, le dijo: Hombre, tus pecados te son perdonados.

 

Lucas 7: 9 Al oír esto, Jesús se maravilló de él, y volviéndose, dijo a la gente que le seguía: Os digo que ni aun en Israel he hallado tanta fe.

 

Lucas 7: 50 Pero él dijo a la mujer: Tu fe te ha salvado, vé en paz.

 

Lucas 8: 25 Y les dijo: ¿Dónde está vuestra fe? Y atemorizados, se maravillaban, y se decían unos a otros: ¿Quién es éste, que aun a los vientos y a las aguas manda, y le obedecen?

 

Lucas 8: 48 Y él le dijo: Hija, tu fe te ha salvado; ve en paz.

 

Lucas 12: 28 Y si así viste Dios la hierba que hoy está en el campo, y mañana es echada al horno, ¿cuánto más a vosotros, hombres de poca fe?

 

Lucas 17: 5 Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe.

 

Lucas 17: 6 Entonces el Señor dijo: Si tuvierais fe como un grano de mostaza, podríais decir a este sicómoro: Desarráigate, y plántate en el mar; y os obedecería.

 

Lucas 17: 19 Y le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado.

 

Lucas 18: 8 Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?

 

Lucas 18: 42  Jesús le dijo: Recíbela, tu fe te ha salvado.

 

Lucas 22: 32  pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos.

 

Juan 6:29 Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado.

 

Juan 6: 68 Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.

 

Juan 7:38 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.

 

Juan 14: 1 No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.

 

Juan 11: 25- 26 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?

 

Juan 11: 40 Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?

 

Romanos 1: 5 y por quien recibimos la gracia y el apostolado, para la obediencia a la fe en todas las naciones por amor de su nombre;

 

Romanos 1: 8 Primeramente doy gracias a mi Dios mediante Jesucristo con respecto a todos vosotros, de que vuestra fe se divulga por todo el mundo.

 

Romanos 1: 12 esto es, para ser mutuamente confortados por la fe que nos es común a vosotros y a mí.

 

Romanos 1: 17 Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.

 

Romanos 3: 22 la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia,

 

Romanos 3: 25 a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados,

 

Romanos 3: 26 con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

 

Romanos 3: 27 ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe.

 

Romanos 3: 28 Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley.

 

Romanos 3: 30 Porque Dios es uno, y él justificará por la fe a los de la circuncisión, y por medio de la fe a los de la incircuncisión.

 

Romanos 3: 31 ¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley.

 

Romanos 4: 5 mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia.

 

Romanos 4: 9 ¿Es, pues, esta bienaventuranza solamente para los de la circuncisión, o también para los de la incircuncisión? Porque decimos que a Abraham le fue contada la fe por justicia.

 

Romanos 4: 11 Y recibió la circuncisión como señal, como sello de la justicia de la fe que tuvo estando aún incircunciso; para que fuese padre de todos los creyentes no circuncidados, a fin de que también a ellos la fe les sea contada por justicia;

 

Romanos 4: 12 y padre de la circuncisión, para los que no solamente son de la circuncisión, sino que también siguen las pisadas de la fe que tuvo nuestro padre Abraham antes de ser circuncidado.

 

Romanos 4: 13 Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe.

 

Romanos 4: 14 Porque si los que son de la ley son los herederos, vana resulta la fe, y anulada la promesa.

 

Romanos 4: 16 Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros.

 

Romanos 4: 19 Y no se debilitó en la fe al considerar su cuerpo, que estaba ya como muerto (siendo de casi cien años), o la esterilidad de la matriz de Sara.

 

Romanos 4: 20 Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios,

 

Romanos 4: 22 por lo cual también su fe le fue contada por justicia.

 

Romanos 5: 1 Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo;

 

Romanos 5: 2 por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

 

Romanos 9: 32  ¿Por qué? Porque iban tras ella no por fe, sino como por obras de la ley, pues tropezaron en la piedra de tropiezo,

 

Romanos 10: 6 Pero la justicia que es por la fe dice así: No digas en tu corazón: ¿Quién subirá al cielo? (esto es, para traer abajo a Cristo);

 

Romanos 10: 8 Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos:

 

Romanos  10: 9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

 

Romanos  10: 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

 

Romanos  10: 11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.

 

Romanos  10: 17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

 

Romanos  11: 20 Bien; por su incredulidad fueron desgajadas, pero tú por la fe estás en pie. No te ensoberbezcas, sino teme. 

 

Romanos  12: 3 Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.

 

Romanos 12: 6 De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe;

 

Romanos 14: 1  Recibid al débil en la fe, pero no para contender sobre opiniones. 

 

Romanos 14: 22 ¿Tienes tú fe? Tenla para contigo delante de Dios. Bienaventurado el que no se condena a sí mismo en lo que aprueba.

 

Romanos 14: 23 Pero el que duda sobre lo que come, es condenado, porque no lo hace con fe; y todo lo que no proviene de fe, es pecado.

 

Romanos 16: 26 pero que ha sido manifestado ahora, y que por las Escrituras de los profetas, según el mandamiento del Dios eterno, se ha dado a conocer a todas las gentes para que obedezcan a la fe,

 

1 Corintios 2: 5   para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

 

1 Corintios 12: 9  a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu.

 

1 Corintios 13: 2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.

 

1 Corintios 13: 13 Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.

 

1 Corintios 15: 14 Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe.

 

1 Corintios 15: 17 y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados.

 

1 Corintios 16: 13 Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos.

 

2 Corintios 1: 24 No que nos enseñoreemos de vuestra fe, sino que colaboramos para vuestro gozo; porque por la fe estáis firmes.

 

2 Corintios 4: 13 Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos,

 

2 Corintios 5: 7 (porque por fe andamos, no por vista);

 

2 Corintios 8: 7 Por tanto, como en todo abundáis, en fe, en palabra, en ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad también en esta gracia.

 

2 Corintios 10: 15 No nos gloriamos desmedidamente en trabajos ajenos, sino que esperamos que conforme crezca vuestra fe seremos muy engrandecidos entre vosotros, conforme a nuestra regla;

 

2 Corintios 13: 5  Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados?

 

Gálatas 1: 23 solamente oían decir: Aquel que en otro tiempo nos perseguía, ahora predica la fe que en otro tiempo asolaba.

 

Gálatas 2: 16 sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado. 

 

Gálatas 2: 20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

 

Gálatas 3: 2 Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe?

 

Gálatas 3: 5 Aquel, pues, que os suministra el Espíritu, y hace maravillas entre vosotros, ¿lo hace por las obras de la ley, o por el oír con fe?

 

Gálatas 3: 7 Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham.

 

Gálatas 3: 8 Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones.

 

Gálatas 3: 9 De modo que los de la fe son bendecidos con el creyente Abraham.

 

Gálatas 3: 11 Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá;

 

Gálatas 3: 12 y la ley no es de fe, sino que dice: El que hiciere estas cosas vivirá por ellas.

 

Gálatas 3: 14 para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.

 

Gálatas 3: 22  Mas la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuese dada a los creyentes.

 

Gálatas 3: 23 Pero antes que viniese la fe, estábamos confinados bajo la ley, encerrados para aquella fe que iba a ser revelada.

 

Gálatas 3: 24 De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe.

 

Gálatas 3: 26 pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús;

 

Gálatas 5: 5 Pues nosotros por el Espíritu aguardamos por fe la esperanza de la justicia;

 

Gálatas 5: 6 porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por el amor.

 

Gálatas 5: 22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,

 

Gálatas 6: 10 Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.

 

Efesios 1: 15 Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús, y de vuestro amor para con todos los santos,

 

Efesios 2: 8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;

 

Efesios 3: 12 en quien tenemos seguridad y acceso con confianza por medio de la fe en él;

 

Efesios 3: 17 para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor,

 

Efesios 4: 5 un Señor, una fe, un bautismo,

 

Efesios 4: 13 hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;

 

Efesios 6: 16  Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.

 

Efesios 6: 23 Paz sea a los hermanos, y amor con fe, de Dios Padre y del Señor Jesucristo.

 

Filipenses 1: 25 Y confiado en esto, sé que quedaré, que aún permaneceré con todos vosotros, para vuestro provecho y gozo de la fe,

 

Filipenses 1: 27 Solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo, para que o sea que vaya a veros, o que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio,

 

Filipenses 2: 17 Y aunque sea derramado en libación sobre el sacrificio y servicio de vuestra fe, me gozo y regocijo con todos vosotros.

 

Filipenses 3: 9 y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe;

 

Colosenses 1: 4 habiendo oído de vuestra fe en Cristo Jesús, y del amor que tenéis a todos los santos,

 

Colosenses 1: 23 si en verdad permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído, el cual se predica en toda la creación que está debajo del cielo; del cual yo Pablo fui hecho ministro.

 

Colosenses 2: 5 Porque aunque estoy ausente en cuerpo, no obstante en espíritu estoy con vosotros, gozándome y mirando vuestro buen orden y la firmeza de vuestra fe en Cristo.

 

Colosenses 2: 7 arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias.

 

Colosenses 2: 12 sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.

 

1 Tesalonicenses 1: 3 acordándonos sin cesar delante del Dios y Padre nuestro de la obra de vuestra fe, del trabajo de vuestro amor y de vuestra constancia en la esperanza en nuestro Señor Jesucristo.

 

1 Tesalonicenses 1: 8 Porque partiendo de vosotros ha sido divulgada la palabra del Señor, no sólo en Macedonia y Acaya, sino que también en todo lugar vuestra fe en Dios se ha extendido, de modo que nosotros no tenemos necesidad de hablar nada;

 

1 Tesalonicenses 3: 2 y enviamos a Timoteo nuestro hermano, servidor de Dios y colaborador nuestro en el evangelio de Cristo, para confirmaros y exhortaros respecto a vuestra fe,

 

1 Tesalonicenses 3: 5 Por lo cual también yo, no pudiendo soportar más, envié para informarme de vuestra fe, no sea que os hubiese tentado el tentador, y que nuestro trabajo resultase en vano.

 

1 Tesalonicenses 3: 6 Pero cuando Timoteo volvió de vosotros a nosotros, y nos dio buenas noticias de vuestra fe y amor, y que siempre nos recordáis con cariño, deseando vernos, como también nosotros a vosotros,

 

1 Tesalonicenses 3: 7 por ello, hermanos, en medio de toda nuestra necesidad y aflicción fuimos consolados de vosotros por medio de vuestra fe;

 

1 Tesalonicenses 4: 13-14  Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.

 

1 Tesalonicenses 5: 8 Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo.

 

2 Tesalonicenses 1: 3 Debemos siempre dar gracias a Dios por vosotros, hermanos, como es digno, por cuanto vuestra fe va creciendo, y el amor de todos y cada uno de vosotros abunda para con los demás;

 

2 Tesalonicenses 1: 4 tanto, que nosotros mismos nos gloriamos de vosotros en las iglesias de Dios, por vuestra paciencia y fe en todas vuestras persecuciones y tribulaciones que soportáis.

 

2 Tesalonicenses 1: 11 Por lo cual asimismo oramos siempre por vosotros, para que nuestro Dios os tenga por dignos de su llamamiento, y cumpla todo propósito de bondad y toda obra de fe con su poder,

 

2 Tesalonicenses 2: 13 Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad,

 

2 Tesalonicenses 3: 2 y para que seamos librados de hombres perversos y malos; porque no es de todos la fe.

 

Timoteo 1: 4 ni presten atención a fábulas y genealogías interminables, que acarrean disputas más bien que edificación de Dios que es por fe, así te encargo ahora.

 

1 Timoteo 1: 5 Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida,

 

1 Timoteo 1: 14 Pero la gracia de nuestro Señor fue más abundante con la fe y el amor que es en Cristo Jesús.

 

1 Timoteo 3: 9 que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia.

 

1 Timoteo 3: 13 Porque los que ejerzan bien el diaconado, ganan para sí un grado honroso, y mucha confianza en la fe que es en Cristo Jesús.

 

1 Timoteo 4: 1  Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;

 

1 Timoteo 4: 12 Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.

 

1 Timoteo 5: 8 porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo.

 

1 Timoteo 6: 10  porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.

 

1 Timoteo 6: 11 Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre.

 

1 Timoteo 6: 12 Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos.

 

1 Timoteo 6: 21  la cual profesando algunos, se desviaron de la fe. La gracia sea contigo. Amén.

 

2 Timoteo 1: 13 Retén la forma de las sanas palabras que de mí oíste, en la fe y amor que es en Cristo Jesús.

 

2 Timoteo 2: 22 Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.

 

2 Timoteo 3: 15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.

 

2 Timoteo 4: 7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.

 

Filemón 1: 5  porque oigo del amor y de la fe que tienes hacia el Señor Jesús, y para con todos los santos;

 

Filemón 1: 6 para que la participación de tu fe sea eficaz en el conocimiento de todo el bien que está en vosotros por Cristo Jesús.

 

Hebreos 6: 1 Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección; no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios,

 

Hebreos 6: 12 a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas.

 

Hebreos 10: 22 acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.

 

Hebreos 10: 38 Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma.

 

Hebreos 10: 39 Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma.

 

Hebreos 11: 1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

 

Hebreos 11: 3 Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.

 

Hebreos 11: 4 Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella.

 

Hebreos 11: 5 Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios.

 

Hebreos 11: 6 Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.

 

Hebreos 11: 7 Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe.

 

Hebreos 11: 8 Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba.

 

Hebreos 11: 9 Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa;

 

Hebreos 11: 11 Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido.

 

Hebreos 11: 13 Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.

 

Hebreos 11: 17 Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito,

 

Hebreos 11: 20  Por la fe bendijo Isaac a Jacob y a Esaú respecto a cosas venideras.

 

Hebreos 11: 21 Por la fe Jacob, al morir, bendijo a cada uno de los hijos de José, y adoró apoyado sobre el extremo de su bordón.

 

Hebreos 11: 22 Por la fe José, al morir, mencionó la salida de los hijos de Israel, y dio mandamiento acerca de sus huesos.

 

Hebreos 11: 23 Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres por tres meses, porque le vieron niño hermoso, y no temieron el decreto del rey.

 

Hebreos 11: 24  Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón,

 

Hebreos 11: 27 Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible.

 

Hebreos 11: 28 Por la fe celebró la pascua y la aspersión de la sangre, para que el que destruía a los primogénitos no los tocase a ellos.

 

Hebreos 11: 29 Por la fe pasaron el Mar Rojo como por tierra seca; e intentando los egipcios hacer lo mismo, fueron ahogados.

 

Hebreos 11: 30 Por la fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos siete días.

 

Hebreos 11: 31 Por la fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los desobedientes, habiendo recibido a los espías en paz.

 

Hebreos 12: 2 puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

 

Hebreos 13: 7  Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe.

 

Santiago 1: 3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.

 

Santiago 1: 6 Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra.

 

Santiago 2: 1 Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo sea sin acepción de personas.

 

Santiago 2: 5 Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman? 

 

Santiago 2: 14 Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle?

 

Santiago 2: 17  Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.

 

Santiago 2: 18 Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras.

 

Santiago 2: 20 ¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta?

 

Santiago 2: 24  Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe.

 

Santiago 2: 26 Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta.

 

Santiago 5: 15 Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados.

 

1 Pedro 1: 5 que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero. 

 

1 Pedro 1: 7  para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo,

 

1 Pedro 1: 9  obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas.

 

1 Pedro 1: 21 y mediante el cual creéis en Dios, quien le resucitó de los muertos y le ha dado gloria, para que vuestra fe y esperanza sean en Dios.

 

1 Pedro 5: 9 al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.

 

1 Juan 5: 4 Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.

 

Apocalipsis 2: 19  Yo conozco tus obras, y amor, y fe, y servicio, y tu paciencia, y que tus obras postreras son más que las primeras.

 

Apocalipsis 14: 12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

 

 

versículos en la biblia de fe – versículos de fe para compartir – versículos de la biblia sobre fe

Comparte!Share on Facebook50Share on Google+1Tweet about this on Twitter