Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá

No podemos disfrazar la providencia de Dios en las responsabilidades de nuestra vida, es decir, Dios cuida de sus hijos pero somos nosotros los responsables de cuidar nuestra salud para tener bienestar en nuestro cuerpo, Dios creo la tierra y todo lo que en ella hay pero somos nosotros los responsables de enseñar y cuidar nuestro planeta tierra para mantener en buenas condiciones el medio ambiente en el cual vivimos y así seguiríamos poniendo más ejemplos de nuestras responsabilidades y la providencia de Dios.

El pasaje en cual nos encontramos hoy, Jesús claramente enseña que no debemos dejárselo todo a él.

El hizo una invitación a accionar:

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.

Un ejemplo sencillo , cuando estamos desempleados, Dios sabe  que sí necesitamos un nuevo empleo e incluso quizá en oraciones le pedimos por uno, pero si no tomamos la iniciativa de prepararnos y salir a buscarlo, la oferta de empleo no vendrá a la puerta de la casa sino hasta que nos movamos a buscarlo.

Dios está dispuesto a ayudarnos todo el tiempo cada vez que nosotros nos iniciamos a buscar lo que estamos necesitando.

Leave a Reply