Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida.

Cuidemos el corazon ya que de el viene la vida eterna con Dios o sin Dios. ¿Como está nuestro corazón? ¿está gobernado por el pecado? o está lleno del Espíritu Santo de Dios? ¡Es tiempo que reflexionemos! Y que sea Dios nos ayude a cuidar el corazón de toda contaminación del pecado de este mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *