Salmo 119:1 – 10 Bienaventurados los perfectos de camino

Dice en el Salmo 119:1 – 10 que todos los  bienaventurados serán los fieles que se encaminen en los andares del señor. «Bienaventurados los perfectos de camino; Los que andan en la ley de Jehová»

Este es uno de los versos que se encuentra en la mitad de la Biblia que trata de una regla que consiste en cumplir todos los mandamientos estipulados en la ley de Jehová. 

Por eso, en las siguientes palabras hablan de que los fieles deben guardar eternamente los testimonios de Dios en su corazón. 

Pues todo el ejercicio de las palabras debe ser profesado desde lo más profundo en los corazones, para que se convierta en un valor incondicional. 

Al mismo tiempo, quienes estén en los andares de Jehová serán los premiados y alejados de todo el mal que habita en la tierra. 

Pues sus acciones se encontrarán libres de pecados y errores que puedan traducirse en males que ofendan al Creador.  

Todas las leyes deben basarse en el estricto cumplimiento de todas las ordenanzas que envía Jehová. 

Los creyentes y rectos de corazón alabarán la grandeza del señor a través de sus palabras, obras y actitudes. Es un debe evangelizar y hacer valer a Jehová.

El cumplimiento de la ley es de suma importancia, pues de ella dependerán las acciones venideras en un futuro próximo. 

Como fieles, deben recordar que una de las enseñanzas el Altísimo dice que la vida es un boomerang, el cual entrega exactamente lo que se recibe. 

Si hemos tenido una vida llena de pecados, la respuesta de la vida será en torno al pago de todos los errores que hemos cometido en el tiempo. 

Salmo 119:1 – 10 «Bienaventurados los perfectos de camino; Los que andan en la ley de Jehová»

Salmo 119:1 – 10
Salmo 119:1 – 10

La reflexión del Salmo 119:1 – 10 es muy interesante, pues es un verso bíblico que indica que los fieles deben forjar sus caminos en el recto camino de Dios

Pues las leyes divinas están realizadas con la finalidad para que los creyentes tengan una vida más feliz y ordenada. 

Más que lineamientos, son ordenamientos que se han impuesto para el  control de las sociedades de antaño.  

Algunas de estos mandamientos son muy sencillos, algunos de ellos son: amar a Dios sobre todas las cosas, no robarás, no matará, no codiciarás mujeres ajenas de tu prójimo, no maldecirás. 

Es muy importante el cumplimiento de la palabra, pues está será la causante de la salvación y el evite de los pecados que ofendan al señor. 

Se debe tener en cuenta que los salmitas no son más que personas que intentaron narrar, las enseñanzas que les indicaba el Creador para llevar una vida más organizada.

La sagrada escritura está contemplada todas las leyes que se deben seguir para vivir en paz con la justicia divina.