Salmo 119:11 En mi corazón he guardado tus dichos para no pecar contra ti

Dice en el Salmo 119:11 que los que son puros de corazón y que aman a Jehová guardará sus enseñanzas y no pecarán en su contra». En mi corazón he guardado tus dichos para no pecar contra ti». Este es un verso que se encuentra en medio de todos los salmos de la Biblia, pero es el que más sentimiento tiene por la lealtad hacia Dios

Es uno de los más reflexivos por contener una sensación ubicada en lo más profundo del ser de los creyentes o profesantes de la palabra. 

En palabras muy sencillas, quiso decir que nuestro amor por Dios debe ser desde lo más profundo de nuestro ser, un amor incondicional y sin barreras.  

La lealtad no se encuentra en las palabras, ni debajo de una almohada, es un valor que está en nuestra mente y en nuestros valores. 

Forma parte de los sentimientos y la manera en que somos, aceptar a Dios como si fuera parte de una de las extremidades que conforman nuestro cuerpo. 

Cuando se escribe la frase «He guardado», hizo énfasis en que los fieles deben guardar en sus mentes todas las enseñanzas de Jehová. 

Pero no como un almacenamiento temporal, sino para la vida eterna.  

El mayor objetivo de todos los creyentes es evitar los pecados, pues es un insulto a todas las maravillas del creador. 

El ejercicio de la palabra es contante y de ensayo/ error, pero se debe hacer un esfuerzo para seguir los mandamientos al pie de la letra

Se debe tener en cuenta que pecar contra el prójimo es una de las ofensas más fuerte que puede hacer un creyente a Jehová.

Pero pecar contra Dios es una desgracia que no tiene nombre y que recibe un castigo al nivel de la ofensa cometida.

Reflexión Salmo 119:11 «En mi corazón he guardado tus dichos para no pecar contra ti»

Salmo 119:11
Salmo 119:11

La reflexión del Salmo 119:11 es muy sencilla, porque trata sobre que el voto de lealtad no debe ser tomado en juego, sino como parte de tu interior espiritual. 

Evitar las tentaciones de las entidades maligna es la principal finalidad para el ejercicio de la palabra divina y continuar la vida en torno a los mandamientos estipuladas por Dios. 

La búsqueda de una vida bajo la aprobación de Jehová es tener un trabajo honrado, acompañado de una esposa digna y junto a ella, forjar un hogar estable y bonito. 

Pero para ello, el evite de las tenciones es de suma importancia. 

Pero sobre todas las cosas, es la lealtad y la fe, los principales valores para amar a Dios incondicionalmente por siempre.