Santiago 4:7 “Sométanse pues, a Dios, Resistan al diablo y éste huirá de ustedes”

En el estudio bíblico de la palabra del señor dice en la carta de Santiago 4:7 que el Señor premiará a todo aquel hombre justo que luche en contra de las tentaciones del diablo. 

“Sométanse pues, a Dios, Resistan al diablo y éste huirá de ustedes” así dice textualmente el libro de Santiago 4:7 escrito en La Biblia.

Santiago 4:7 “Sométanse pues, a Dios, Resistid al diablo y éste huirá de ustedes”
Santiago 4:7 “Sométanse pues, a Dios, Resistan al diablo y éste huirá de ustedes”

El mensaje en el libro de Santiago es muy claro, Dios libra una batalla con el diablo todos los días, pero es nuestro deber resistir antes las tentaciones.

Una de las maneras para que el maligno se aleje, es seguir todas las ordenanzas estipuladas por Dios, como vivir plenamente apegado a la palabra divina.

Se ha entregado un libro con todas las claves necesarias para vivir en constante paz con Dios, este documento es La Biblia. 

Sus páginas explica el cómo debemos vivir en la cotidianidad, siguiendo unos pasos muy sencillos pero prácticos identificados en las parábolas y mandamientos.

Desde la consolidación de las primeras civilizaciones donde los discípulos enseñaban a los pueblos sobre las ordenanzas de Cristo afirmaban lo siguiente:

“Dios tiene mejores cosas que dar. Y la Escritura añade: Dios resiste a los orgullosos, pero hace favores a los humildes», así decía textualmente la palabra. 

Los estudiosos afirmaban que todo aquel que quería ser hijo de Dios, debía enfrentarse y  comprender que el altísimo tenía mejores propósitos para su vida. 

Son las tentaciones no son más que pruebas de fe y lealtad con la religión, es porque Dios observa toda las acciones y palabras que emiten sus creyentes. 

Reflexión de la carta de Santiago 4:7 “Sométanse pues, a Dios, Resistian al diablo y éste huirá de ustedes”

 La reflexión del salmo escrito en la carta de Santiago, es muy importante, porque como fieles debemos hacer uso de todos los mandamientos y leyes que demanda La Biblia. 

Son esas directrices las que nos salvarán de las garras de las personas que nos quieren hacer daño o ver sumidos en la miseria.

Cuando dicen “sométanse pues, a Dios” no es una demanda, sino un instrumento de fe y salvación de los pecados. 

Siempre debemos estar bajo en el manto protector del altísimo para sortear junto con él todos los obstáculos y males que puedan surgir en el camino durante nuestro paso por la vida. 

La información está repartida entre los proverbios, salmos y libros de los discípulos que cuentan la historia con los requerimientos para sostener una vida correcta y lejos del pecado. 

Cumplir los  mandamientos mantendrá a todo aquel fuera de los peligros, la maldad y la envidia y miseria que rodea al mundo.

El diablo al ver que no puede corromper nuestra alma, esté huirá hacia otro lugar donde le permitan seguir realizando sus fechorías y atrocidades.

Conocer la clave de todo el mundo visto desde la perspectiva de Dios, significa obligatoriamente leer y estudiar la totalidad de todo el contenido escrito en La Biblia.