Proverbio 10:12 “El odio produce más odio; el amor todo lo perdona”

En el estudio bíblico de la palabra del señor dice en el Proverbio 10:12 que recibiremos la misma moneda con la que pagamos en los aconteceres de la vida.

“El odio produce más odio; el amor todo lo perdona”, dice textualmente el Proverbio 10:12  escrito en La Biblia.

Cuando decimos que el “odio produce más odio”, nos referimos a que atraemos todo lo que brindamos hacia nuestro entorno.

Proverbio 10:12
Proverbio 10:12

No podemos esperar que regalen las flores más bonitas cuando estamos proclamando la guerra, es contradictorio y va en contra de la palabra del Señor.

Se debe entender que para recibir todas las cosas buenas debemos de brindar cosas buenas también, todo esto sin esperar nada a cambio sino hacerlo por corazón.

Mientras que la frase, “el amor todo lo perdona”, es uno de esos lemas muy cierto que tiene La Biblia escrito en sus hojas.

Los seres humanos conocemos el amor, pero no un amor puro, desinteresado y honesto como el que Dios tiene por nosotros.

Ese es la clase de amor que perdona sin rencores, que protege a pesar de los golpes y los pecados que cometemos casi a diario.

El amor es un sentimiento que Dios creó para que disfrutáramos de él, de la sensación de querer cuidar, proteger y mantener a salvo a esa persona importante.

Reflexión del proverbio 10:12 “El odio produce más odio; el amor todo lo perdona”

Siempre hemos escuchado en la palabra que todo aquello que nosotros brindamos al mundo, es todo lo que nosotros recibimos.

Ese es uno de los proverbios más ciertos y más famosos de la historia bíblica mundial.

Conocemos que la vida es considerada un Boomerang, es decir, devuelve todos los golpes que hemos dado.

Debemos entender que de la justicia divina nadie se escapa.

Es por eso que Dios nos invita a siempre seguir sus leyes divinas para no ocasionar golpes a futuro con las

consecuencias de acciones que no son correctas.

En la contraparte, tenemos que la popular frase “el amor todo lo perdona”, es uno de los lemas favoritos cuando se conversa sobre los límites del amor de Dios.

Pero es un fundamento cierto, porque el amor cuando es verdadero todo lo perdona y todo lo supera.

Son los errores y las formas de arreglarlo, las bases para determinar si un amor es puro o no, uno de los claros ejemplos es el amor de Dios por sus hijos.

Este ha pasado por varias pruebas contundentes, ha desmotado que un amor puro es capaz de perdonar los errores más graves.

El todopoderosos perdonó el que no le dedicáramos tanto tiempo, la muerte de su único hijo enviado a la tierra para enseñar sus bondades y las miles situaciones que pasan a diario.

Debemos recordar que el amor de Dios es el más puro y fuerte que haya existido en todos los tiempos, por lo que debemos sentirnos afortunados por tenerlo.

Deja un comentario